ACAPULCO, Gro., 22 de febrero de 2019.- Ciudadanos se quejaron de la obra inconclusa ubicada en la calle Quebrada de la colonia Centro, justo atrás de la Catedral del puerto, la cual lleva aproximadamente tres años en desarrollo, y la cual calificaron como un riesgo para los transeúntes.

Tras recibir una denuncia, Quadratín Guerrero confirmó en un recorrido que no se colocó adoquín en aproximadamente 40 metros de banqueta en la parte de atrás del Zócalo, lo que ha provocado que algunas personas se corten con el filo de la piedra.

Además se observaron algunas jardineras inconclusas, que únicamente tienen pedazos de madera y son ocupadas para tirar basura, y donde se han caído algunos caminantes.

Pero lo más preocupante es una pequeña pero empinada rampa para personas con discapacidad, pues no fue terminada, está cubierta de tierra y tiene una coladera justo al bajar, donde, según testigos, han ocurrido numerosos accidentes.

Un seguidor denunció a Quadratín Guerrero que su madre, una mujer de la tercera edad, se resbaló con arena suelta que había sobre la rampa y se lastimó el hombro.

“Es una rampa, pero bien mal planeada y un registro en medio. Me dijeron que seguido se caen personas, por lo regular de la tercera edad. Es que hay mucha arena y está reducido por el registro, quedó encima, ni siquiera cabe una silla de ruedas, tienen que pasar por encima”, se quejó.

Del lado de la avenida Costera se vive una situación similar, ya que la CAPAMA abrió el suelo hace unos dos años para reparar una fuga de agua, pero ya no volvió a colocar el adoquín, sólo rellenó con cemento, pero dejó un desnivel que ha ocasionado caídas y torceduras.

La remodelación del Zócalo estuvo a cargo del Fondo Nacional de Fomento Turístico (Fonatur) durante la administración del ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, y fue parte de un paquete de obras para el que se destinaron de 200 millones de pesos, la mayoría en la zona Tradicional, las cuales terminarían en el gobierno del ex alcalde Evodio Velázquez Aguirre.