ACAPULCO, Gro., 3 de mayo de 2019.- El visitador general de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Ismael Eslava Pérez advirtió que los problemas de la niñez y la adolescencia son invisibles y los recursos son insuficientes.

Urgió a sus homólogos en los estados, así como a los gobiernos estatales y locales, a fortalecer las capacidades de las familias para que cumplan con sus obligaciones ante la infancia y la adolescencia.

Se requiere, dijo, autonomía de las Procuradurías de protección de niños y adolescentes.

Exhortó a erradicar el contexto generalizado y transversal de violencia, desapariciones, homicidios y violencia sexual, contra niños niñas y adolescentes.

El defensor de derechos humanos señaló que los altos índices de pobreza y vulnerabilidad que afectan a la niñez y adolescencia, requieren de atención prioritaria.

Convocó a un trabajo coordinado, constante, flexible, eficaz y eficiente entre las autoridades, organizaciones de la sociedad civil y la comunidad, pues aseguró, su vinculación es insoslayable.

En su mensaje inaugural durante el foro nacional Niñas, Niños y Adolescentes desde la Perspectiva de los Derechos Humanos, reveló resultados del primer ejercicio de participación ciudadana, efectuado durante febrero y marzo pasados, y cuyos cinco principales causas de tristeza más frecuentes entre menores de uno a seis años son las siguientes: expresiones de conflictos afectivos y discriminación; la desatención, maltrato y abandono; conflictos familiares; restricción de juguetes y esparcimiento; y el deterioro ambiental, desastres naturales y entornos inseguros.

Respecto a la violencia sexual, indicó que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) reveló en 2016, que cuatro de cada 10 delitos sexuales fueron contra menores de 18 años y, cada año se cometen 600 mil.

Dijo también que para el respeto al derecho a la identidad, incluso entre la niñez transgénero, se requiere asegurar el registro oportuno.

Para los adolescentes en conflicto con la ley, dijo, se deben garantizar los mecanismos para su educación y tratamientos adecuados.

Sostuvo que la satisfacción de los derechos económicos, culturales y la educación, “deben tener el interés superior de la niñez como parámetro fundamental”.

El primer visitador convocó a atender la emergencia epidemiológica de sobrepeso y obesidad infantil y, garantizar la disponibilidad y accesibilidad de servicios de salud con perspectiva de ciclo de vida, y recuperar el liderazgo en vacunación.

Advirtió que en 2020, México rendirá su sexto informe al Comité de Derechos de Niños de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el cual dará cuenta de las acciones realizadas para la protección de su niñez y adolescencia.