ACAPULCO, Gro., 14 de septiembre de 2016.- Al rendir su primer informe de gobierno, el alcalde perredista  de Acapulco Evodio Velázquez Aguirre aseguró que “las cifras de la delincuencia han ido a la baja”.

Más de una vez, el alcalde recalcó que no está siendo omiso en su responsabilidad, y que “hemos gobernado sin ocurrencias ni improvisación” y ante la presencia del secretario de Finanzas del estado, Héctor Apreza como representante del gobernador Héctor Astudillo, defendió que en un año de administración ha transformado Acapulco y que ha dejado de lado las confrontaciones estériles.

Asimismo expuso que en su gobierno “nos han evaluado como un municipio transparente” y que hoy se cuenta con 600 policías acreditados y los restantes están en su proceso de capacitación, aunque omitió decir que casi 500 agentes fueron evaluados en la administración anterior.

También el perredista prometió que estará constantemente en las distintas partes del municipio, fortaleciendo a las familias acapulqueñas y llevando agua a las colonias.

Evodio Velázquez llamó a fortalecer la institucionalidad, y sostuvo que “las cifras, números y hechos hablan más que mil palabras, y ahí está reflejado en materia de desarrollo social”.

Por su parte, el secretario de Finanzas del estado, Héctor Apreza Patrón, hizo un recuento de las acciones del gobierno que encabeza Héctor Astudillo en Acapulco, entre ellas el reencarpetamiento de la carretera Escénica y la conclusión del Acabús.

Advirtió que cuando hay voluntad del estado y municipio “las cosas transitan adecuadamente” y que “es indispensable que cada orden de gobierno asuma su responsabilidad y que promueva la armonía institucional”.

Con clara dedicatoria al distanciamiento entre el gobierno estatal y el municipal, Apreza destacó que la responsabilidad política es lo más alejado al conflicto y a la estéril confrontación. Recordó que son muchas las necesidades de los guerrerenses y graves los problemas que vivimos, como la inseguridad, para que todavía las autoridades desgasten el ejercicio de su función “en asuntos distintos a sus cometidos”.

Finalmente, reiteró el compromiso del gobernador Astudillo para resolver los problemas de Acapulco, del que es un aliado.

En el acto fue evidente el vacío de asistentes que abandonaron el lugar a la mitad del discurso del alcalde Evodio Velázquez.

Al término del informe, Velázquez Aguirre y Apreza Patrón negaron que existan diferencias entre el estado y el municipio, tras la solicitud de un préstamo por 158 millones que hizo el alcalde de Acapulco y que el secretario de Finanzas estatal calificó su autorización de ilegal.