Engorda el cochinito

Para un trabajador mexicano jubilarse con una pensión digna era un sueño imposible; más que derecho era una pesadilla.

A pesar de la reforma de hace 23 años, que a través de las Afores permitió a cada empleado ser dueño de su ahorro, la realidad impuesta por la crisis económica y pandémica, ha obligado a romper el cochinito; los retiros por desempleo se han duplicado durante el año; son 8 mil 100 millones de pesos robados hoy al mañana.

De aprobarse la iniciativa presidencial, lo cual se da por seguro, el trabajador recibirá una mejor pensión garantizada cuando cumpla 15 años laborales y no hasta cumplir 25 años, como ocurre ahora.

Serán los patrones quienes hagan el mayor esfuerzo; aportarán más recursos (del 5.15% al 13.8%) al fondo de ahorro de cada trabajador a fin de garantizarle no un 30% como es ahora, sino un 40% de pensión, que es poco mejor para un retiro poco más digno.

Lo importante es que entre más dinero a las Afores; que al trabajador se cobre menos del 1% de comisión y que los rendimientos crezcan.

Vamos a ver si la pesadilla de una jubilación miserable de 20 millones de mexicanos se transforma en lo que debería ser, más justa, equitativa y saludable.