Lo malo y lo feo

A estas alturas el pesimismo rebasa al optimismo. Coincido con el periodista Federico Reyes Heroles, escritor y analista político, quien nos brinda claves para entender el lado oscuro del mensaje presidencial con motivo del Segundo Informe de Gobierno.

López Obrador confunde los sentimientos; hay enojo por múltiples y costosos errores y por la vanidad e incapacidad de corregirlos; por el ánimo rijoso permanente; hay tristeza porque el presidente y su gobierno ruedan cuesta abajo dando tumbos. Cree que con amenazas el país saldrá adelante; que el mensaje del Segundo Informe pretende ponernos en la cima cuando estamos en el abismo; que sufrimos la peor violencia; la justicia por propia mano; la desaparición de 10 mil personas; la peor crisis económica en casi cien años; que tardaremos una década en recuperarnos; que la producción petrolera es la más baja en 41 años; que han quebrado decenas de miles de empresas y se han perdido millones de empleos; que se han hecho lastimosos recortes en las instituciones; que hay fuga de capitales y mucha desconfianza; que el sistema de salud está fracturado; que hay rechazo de gobernadores en plena pandemia; que faltan medicinas…

Finalmente, Reyes Heroles subraya que el saldo del segundo año de gobierno es un horror; que el presidente vive en una realidad paralela al imaginar un país en jauja; que lo poco que hay se gasta en venganzas; que las hogueras públicas no calman el hambre y que se gobierna con moral mesiánica torcida.