Sobran muertos

Cuentas claras y honestidad sobre la pandemia, es lo menos que podemos exigir a las autoridades locales y federales. Cuentas claras de las vidas que realmente ha cobrado el coronavirus y de las que el doctor López Gattel nos ha informado de mala manera; de manera parcial y por eso al subsecretario de salud la credibilidad se le agotó. Porque ha mostrado ser inepto, errático e irresponsable, primero, porque todos sus pronósticos han fallado y segundo, porque ha privilegiado una verborrea interminable y brindado datos “mochos”, con sesgo político, al estilo de su patrón, en vez de atender su responsabilidad para evitar muchas muertes evitables.

Por ejemplo, queda claro que los habitantes de la Ciudad de México somos los más golpeados por la pandemia. En la capital nacional sobran muertos. De las 20 mil 535 defunciones asociadas o sospechosas a Covid-19 hasta el 31 de agosto, solo 10 mil 508 casos han sido reportados oficialmente, 10 mil menos que las actas de defunción del Registro Civil.

Dicho de otra forma, el “muertómetro” de López Gattel dejó de reportar uno de cada dos decesos en la Ciudad de México. A nivel nacional la cifra seguramente es mayor.

Llama la atención que sea el gobierno morenista de Claudia Sheinbaum el que revele este subregistro.

El “valor” de Sheinbaum contrasta con el temor de Gattel a decir la verdad y, al contrario, presumir con todo cinismo que la pandemia le cayó como anillo dedo a su proyecto sanitario mediocre. Eso horroriza.