Flojitos y cooperando

En medio de una creciente polarización social López Obrador abre una ventana para aplacar los ánimos.

Los de FRENAAA, acampados en medio Zócalo, exigen la la renuncia presidencial inmediata, lo cual parece imposible e irracional. Los “frentistas” se niegan a esperar la consulta ciudadana para la revocación de mandato.

¿Por qué López Obrador debería dejar el poder que una contundente mayoría le otorgó en las urnas?

Los malquerientes de AMLO son una minoría estimulada por razones que se pueden debatir, pero son minoría al fin, según todas las encuestas que demuestran la enorme popularidad presidencial.

El presidente se la pone “fácil” a sus adversarios: a la primera marcha, con más de cien mil personas y que demuestren ser más quienes no lo quieren, él se ira a su finca en Palenque, sin esperar la consulta ni la revocación de mandato.

–¿Entonces, se la pone fácil a sus enemigos?

–No parece.