MORELIA, Mich., 12 de mayo de 2018.- Con Héctor Moreno como titular la Real Sociedad venció 3-2 al Leganés en la Liga de España.

Xabi Prieto y Carlos Martínez vivieron sus últimos minutos como realistas en un adiós contra el CD Leganés que no se ha encarrilado hasta los últimos compases. Willian José esterilizó los esfuerzos de remontada pepineros con un penalti que acabó decantando un choque de mucha actividad ofensiva en el que la clasificación se mantuvo siempre en segundo plano.

De acuerdo a un comunicado de prensa, Anoeta se vistió de gala en la jornada 37 de LaLiga por y para Xabi Prieto. Y es que el capitán txuri urdin, que acudió a su último partido en casa antes de colgar las botas, fue recibido con todos los honores pese a partir desde el banquillo aquejado de una pubalgia. Sin embargo, sus compañeros se encargaron de acogerle a lo grande con once Xabis a modo de escudo. Lo mismo hizo la grada con un bonito tifo en el que se representaba la figura del 10 junto con la de Carlos Martínez, que también cuenta las horas para dejar el club donostiarra después de 18 cursos.

La fiesta de despedida comenzó a pedir de boca para los locales. Desde campo propio, los vascos encontraron en la carrera de Juanmi su mejor arma, y es que una zaga leganense muy adelantada sufrió en demasía para controlar estos envíos al espacio. Así dio el primer aviso el delantero topándose con Champagne, pero el gol cayó por su propio peso en una acción casi calcada. Aunque el arquero argentino ganó de nuevo la partida de primeras, no pudo hacer nada para evitar que Oyarzábal marcara a placer al rechace.

Todas las miradas apuntaron al banquillo en plena euforia. Los jugadores blanquiazules se acordaron de sus dos veteranos y se apresuraron para brindarles otra nueva alegría. Sin tiempo para el descanso en un choque de área a área, Canales tomó la palabra en el que también será su último duelo en San Sebastián como realista.

El cántabro no perdonó tras un error calamitoso de Diego Rico al corte, pero se encontró con una respuesta inmediata del Leganés. Los fallos groseros se penalizaron y fue así como llegó el primer tanto visitante. Una cesión mansa permitió encarar a puerta a un Guerrero que, pese a no lograr embocar, acabó sirviéndosela en bandeja a Diego Rico para resarcirse tan solo un minuto más tarde.

Tras esta media hora inicial de locura, el juego se adentró en la cordura con posesiones más masticadas. En detrimento de la vistosidad, la pizarra ganó enteros hasta alcanzar la entrada a vestuarios.

Nada más reanudarse, los de Asier Garitano (que afrontó su penúltimo encuentro con el Lega) pagaron con la misma moneda con la que les habían cobrado. Diego Rico hizo daño desde el costado zurdo recogiendo un desplazamiento en largo y fue Guerrero quien aplazó la fiesta tras fulminar la portería de Rulli. Solamente la aplazó porque la Real, pese a perder peso de manera progresiva sobre el césped, obtuvo una oportunidad inmejorable desde los once metros que se encargó de materializar Willian José.

Ya con todo a favor, los protagonistas saltaron al terreno de juego para regocijo de su afición. Imanol Alguacil otorgó la oportunidad a Xabi Prieto y a Carlos Martínez para despedirse de los suyos con la zamarra puesta y salvaguardar una victoria que puso las emociones a flor de piel. Quien aún no ha dicho adiós con triunfo y podrá hacerlo la próxima semana será Asier Garitano, que pondrá el broche final a un lustro inimaginablemente exitoso frente al Real Betis en Butarque.

La nota aquí.