CIUDAD DE MÉXICO., 6 de diciembre de 2021.- El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador reveló que el momento que más lo afectó en su conciencia en su carrera política fueron los videos en los que aparecían el entonces perredista René Bejarano recibiendo dinero del empresario Carlos Ahumada y las escenas en las cuales está su entonces secretario de Finanzas en el Gobierno capitalino, Gustavo Ponce.

“Eso fue durísimo”, refirió el Jefe del Ejecutivo al recordar los videos que se difundieron en el 2004. 

Recordó que el empresario Carlos Ahumada tenía “penetrado todo el Gobierno y comprados a los Delegados”, refirió que fue la entonces contralora capitalina Bertha Lujan quien le advirtió que las constructoras del argentino había licitado en la obra del segundo piso, obteniendo un fallo favorable. 

“Ahí fue cuando dije no puede ser, entonces se volvió a realizar la licitación ,pero se le encuentra que el delegado de Gustavo A. Madero recibió dinero. Entonces le doy la instrucción al procurador Bernardo Bátiz de que procediera y detienen a uno, devuelve 10 millones de pesos, y con el propósito de recoger lo que se habían robado, Bernardo no procede legalmente,  o inició la investigación pero no dio a conocer que Ahumada estaba metido en todo esto.

“Entonces le digo que presente la denuncia, entonces Bernardo con el propósito de recuperar el dinero no hablaba”, refirió. 

López Obrador refirió que mientras los videos eran dados a conocer por Televisa en el espació informativo que conducía Victor Trujillo, caracterizado como Brozo, él estaba siendo entrevistado en el radiofónico de Monitor con Gutiérrez Vivo en donde aprovechó para acusar al ex presidente Carlos Salinas de estar detrás de la difusión de los videos. 

Señaló que esa acciones fueron un duro golpe debido a que se puso en tela de juicio su honestidad. 

El proceso de desafuero fue un evento durísimo en términos políticos, pero aunque dijo que le costó el cargo como Jefe de Gobierno, le dolió más el escándalo de los videos porque se golpeaba a su honestidad mientras que lo otro era una argucia política para no permitirle contender en las elecciones presidenciales de 2006.