ACAPULCO, Gro., 19 de abril de 2019.- Bajo el resguardo de policías estatales, municipales y viales, fieles católicos de la colonia Santa Cruz del puerto y asentamientos aledaños, participaron este Viernes Santo en el tradicional Viacrucis que se realiza año con año.

Aproximadamente 500 personas salieron al mediodía de la iglesia de dicha colonia, quienes caminaron por la calle Niño Perdido hasta llegar a la avenida Constituyentes y subieron hacia Palma Sola, donde el joven que representa a Jesús sería crucificado.

El recorrido tuvo una de las caídas de Jesucristo en la avenida Constituyentes, en la que han ocurrido distintos crímenes, pues metros más adelante se encuentra un sitio de taxis azules que ha sido atacado en diversas ocasiones, mismo lugar donde hace un año comenzó una balacera. Ahí los feligreses oraron el Ave María y el Padres Nuestro, lo que causó que algunos asistentes se emocionaran hasta las lágrimas.

La asistencia a la procesión de este año fue menor comparada con ediciones anteriores, aunque los organizadores consideraron que fue una buena cantidad de personas y mencionaron que se debió al mismo nerviosismo provocado por los rumores de que se cancelaría el desfile religioso.

Se observó que policías viales implementaron una operación para cortar la circulación de autos particulares, taxis y camiones, los cuales fueron desviados por calles alternas.

Además, una patrulla de la Policía Estatal iba detrás del primer contingente que incluía a Jesucristo, la Virgen y los Romanos, mientras que agentes municipales caminaron entre los participantes en el segundo contingente, el cual cargaba las figuras de Jesús y la Virgen para representar su encuentro.