CIUDAD DE MÉXICO, 26 de agosto de 2017.- A las 7:45 horas, al concluir el alba, se izó la bandera de México en el Zócalo remozado: pasaron cuatro meses de las obras de rehabilitación de la plancha para que volviera a verse en el asta de color gris desplegada.

La ceremonia, llamada De Inauguración de la Plaza de la Constitución, fue encabezada por el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera –cuyo gobierno gastó 150 millones de pesos por el remozamiento de la plancha.

Infaltables, acudieron los secretarios de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos y el de Marina (Semar), Francisco Vidal Soberón Sanz, respectivamente.

Por parte del Gobierno federal acudió la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, y como invitado estuvo el arzobispo primado de México, Norberto Rivera. Juntos, cortaron el listón de la nueva plancha del Zócalo, definido por el arqueólogo Eduardo Matos, también presente en el acto, como “el Corazón de la Patria”.

Recordó que cerca está el Templo Mayor de los mexicas, y también se halló una representación de la Cuatlicue, la madre de los dioses prehispánicos, en 1790, y ese mismo año, la Piedra del Sol o Calendario Azteca.

La nota aquí.