WASHINGTON, EU, 20 de marzo de 2015.- “México es una macrotumba, vivimos entre los muertos”, fue el testimonio de una de las madres de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa este viernes, durante una audiencia pública de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), según publicó en su cuenta de Twitter el Centro de Derechos Humanos La Montaña Tlachinollan.

De acuerdo a una nota de La Jornada, una veintena de mexicanos se manifestaron afuera de la sede de la comisión en Washington, mientras se llevaron a cabo una audiencia pública sobre la situación general de derechos humanos en el estado de Guerrero y otra sobre las denuncias de desaparición forzada e impunidad en México.

“La represión, la cultura de impunidad y arbitrariedad y la falta de justicia que existe en Guerrero desde la época de la guerra sucia (1969-1979) ha facilitado que subsista, en la actualidad, un contexto de violencia generalizada y de graves violaciones de derechos humanos similares a las que ocurrieron en el pasado”, denunció Viviana Krsticevic, directora ejecutiva del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL).

Con información de La Jornada