SAN LUIS ACATLÁN, Gro., 30 de noviembre de 2013.- El coordinador de la Comisión de Desarrollo Regional de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (Crac-PC), Miguel Guillén Nájera, denunció que desde hace seis años, campesinos de la región reciben fertilizantes de parte de personas que trabajan para la compañía Monsanto.

Guilllén Nájera advirtió que la empresa que busca el monopolio de las semillas, “ofrece a los productores fertilizantes, líquidos agroquímicos y herbicidas, además de créditos, siendo el requisito que siembren el maíz proporcionado por ellos de “donde puede venir semilla transgénica”.

Entrevistado en la Casa de Salud Comunitaria de San Luis Acatlán, Guilllén Najera recordó que fui invitado a una reunión en Ometepec en la cual personas que mantienen una oficina en Cuajinicuilapa informaron a campesinos que existían una serie de créditos y apoyos proporcionados por Monsanto, compañía que trabaja desde 1950 en el país.

Agregó que hay síntomas de que esto ocurre como la presencia de siembras cuyas plantas son completamente uniformes, “desde niño he visto crecer el maíz y en estos años hemos notado características no vistas como plantas con dos mazorcas, cultivos uniformes, un par de características de los transgénicos reconoció, pero precisó que hace falta investigar si son de Monsanto o de Azgro otra subsidiaria que trabaja en México.

Además, indicó que campesinos han informado que en bultos de fertilizante está escondidos algunos granos de maíz que caen en la milpa mientras se fertiliza la tierra por lo que muchas veces no se nota por lo cual existe la sospecha de que intentan contaminar los maíces nativos y criollos de la región al camuflagear organismos genéticamente modificados.

El hombre aseguró que el área de Desarrollo Regional de la CRAC-PC integra un proceso educativo para los ejidos o bienes comunales dando a conocer las bondades de los maíces criollos y nativos así como fertilizantes orgánicos y bio fertilizantes además de técnicas tradicionales de cultivo combinado con la ciencia moderna, es decir la agricultura biointensiva.

Explicó que se trata de una combinación de conocimientos para que los campesinos puedan ver que existe alto rendimiento sin usar agroquímicos, aunque reconoció que es un proceso lento y complicado, también buscarán generar un banco de semillas para que sean preservadas como  patrimonio de la humanidad.