CHILPANCINGO, Gro., 18 de junio de 2014.- Debido a que las primeras lluvias de la temporada han afectado la mayoría de los caminos que comunican a las comunidades que conforman la sierra del estado, se estima que unos 140 mil habitantes podrían quedar aislados en las próximas semanas, porque las dependencias estatales no ejecutaron a tiempo el programa de rehabilitación de esas vías de comunicación, luego del paso de la tormenta Manuel del año pasado.

Lo anterior fue señalado por el ex alcalde del municipio de Heliodoro Castillo, Severo Oyorzábal Díaz y aseguró que una extensa zona que va desde Eduardo Neri hasta Vallecitos de Zaragoza, ya comenzó a quedarse aislada, incomunicada por los efectos causados por las lluvias de los últimos días.

El también ex dirigente del Consejo Supremo de los Pueblos del Filo Mayor (CSPFM) denunció que ni la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) ni la Comisión de Infraestructura Carretera y Aeroportuaria (CICAEG) del gobierno del estado, hayan escuchado la demanda de las organizaciones sociales que se plantearon oportunamente, en cuanto a la instalación de módulos de maquinaria pesada en puntos estratégicos de esa zona, con el fin de evitar que en esta temporada las comunidades de la parte alta se quedaran totalmente incomunicadas.

“La sierra ya está aislada, los caminos están en condiciones deplorables y los módulos de maquinaria pesada que propusimos no se instalaron”, dijo Oyorzábal Díaz quien precisó que son miles de familias las que en esta temporada de lluvias padecerán de incomunicación por la desatención de los gobiernos federal y estatal.

Recordó que organizaciones como el Consejo Supremo, el Consejo Regional para la Sierra de Guerrero (Cresig), Nuevo Milenio, entre otras, proponían la instalación de módulos de maquinaria pesada en Tlacotepec, en Lindavista, Fresnos y Vallecitos de Zaragoza, para tener cubierta toda la sierra, desde la parte calentana, la costeña y lo que corresponde al centro del estado, para evitar que quedara aislada. Sin embargo, reiteró, ni la SCT ni la CICAEG escucharon esta demanda y a consecuencia los caminos que conducen a la parte alta de la sierra ya están destrozados y, por tal motivo, los camiones que llevaban el fertilizante para los campesinos no pudieron llegar a su destino.

Y como los pronósticos indican que esta temporada será de mucha lluvia en el territorio guerrerense, la situación para los más de 140 mil habitantes de la sierra se agravará en muy corto tiempo. Lo más preocupante, añadió, es que por esta situación las comunidades de la sierra se quedarán en poco tiempo sin abasto de alimentos en las tiendas comunitarias.