CHILPANCINGO, 1 de enero de 2015.- A decir del presidente del Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan, Abel Barrera Hernández, “será un escenario tenebroso” porque no se ve voluntad del gobierno mexicano para cambiar las cosas, lo que provocará una mayor crispación social tanto en el país como en el estado.

 

Según lo publicado en La Jornada Guerrero, Barrera Hernández consideró que en este 2014, los movimientos sociales y los defensores de derechos humanos “vivieron una situación crítica”, misma que se ha venido incrementando.

 

Considero que el caso de Ayot-zinapa vino a ser un parteaguas, pero también es la debacle del Estado mexicano en cuanto a la falta de garantías y de protección del derecho a la vida por parte de las autoridades mexicanas.

 

Barrera Hernández consideró que el 2014 además de ser la debacle del Estado Mexicano, fue “el desenmascaramiento de una política fallida”.

 

El director de Tlachinollan, avizoró que el 2015, “será un escenario tenebroso” para los defensores de derechos humanos, donde la criminalización y los agravios contra defensores de derechos humanos seguirán focalizados; indicó es la manera de cómo las autoridades pretenden vulnerar y agrietar una lucha legítima de los pueblos.

 

Alertó que mientras las autoridades sigan empeñadas en proteger a instituciones como el Ejército y la Policía Federal en el caso de Ayotzinapa, mientras haya hermetismo y cerrazón no se va a permitir que se pueda llegar al fondo de la verdad.

Lee más en La Jornada Guerrero