MÉXICO, DF. 8 de octubre de 2014.- José Luis Abarca, alcalde de Iguala con licencia, siempre tuvo conocimiento de los hechos violentos en los que tres normalistas de Ayotzinapa perdieron la vida y otros 18 resultaron lesionados el pasado 26 de septiembre.

De acuerdo con un informe del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), publicado en periódico El Universal, Abarca tiene estrechos vínculos con grupos del crimen organizado que operan en la zona norte de Guerrero.

Se detalla que el pasado 26 de septiembre, un grupo de alrededor de cien estudiantes de la Normal Raúl Isidro Burgos pretendía acudir a la Plaza de las Tres Garantías, donde la esposa del alcalde, María de los Ángeles Pineda Villa, rendiría su segundo informe de labores como presidenta del DIF Municipal, quien dio la orden a su jefe de seguridad de comunicarse con el director de Seguridad Pública Municipal, Felipe Flores, para no permitir su arribo.

Fue así, se da cuenta, que el jefe policiaco exigió el traslado de decenas de policías municipales con la tarea de frenar a los estudiantes, lo que derivó en un enfrentamiento.

Se precisa que Abarca siempre fue informado por el director de seguridad Pública Municipal de los hechos y que incluso el hoy alcalde con licencia le instruyó para que persiguiera y detuviera a los estudiantes.

Asimismo, se establece que Abarca logró sobornar a las dirigencias estatal y nacional del PRD, a través mecanismos como la entrega de dinero enefectivo y apoyos en especie para la operación de dichos comités.