CHILPANCINGO, Gro., 28 de julio de 2014.- Debido a los procesos de transición política y la falta de planeación financiera, Acapulco, junto a una centena de municipios en el país, se encuentra con problemas de finanzas, revelan especialistas.

Otros municipios que destacan son: Othon P. Blanco y Playa del Carmen, en Quinatana Roo; Zamora, en Michoacán; Tonalá, en Chiapas; Guaymas, Sonora; Zumpango, Estado de México; Tepic, Nayarit, y Nuevo Laredo en Tamaulipas.

Además de Tamuín en San Luis Potosí; Coacalco, Naucalpan y Tenando del Valle en el Estado de México; Orizaba en Veracruz; y Santa Catarina en Nuevo León, entre otros que de acuerdo con las calificadoras tienen un problema desde el punto de vista crediticio.

“El problema ha sido que en los procesos de transición política se dejan de pagar créditos y se presentan casos de incumplimiento. La deuda puede ser una herramienta más para el desarrollo, pero no un mecanismo para fondear las operaciones”, explicó la directora ejecutiva de finanzas públicas de Standard & Poor’s (S&P), Daniela Brandazza.

Algunos de los municipios tienen riesgo de caer en impago debido principalmente a sus pasivos de corto plazo, altos déficits financieros y un servicio de deuda alto y caro, de acuerdo a lo publicado en CNN Expansión.

La deuda total de entidades federativas y municipios es de 481,079 mdp, equivalente a 2.9% del Producto Interno Bruto (PIB), señalan datos de la Secretaría de Hacienda.

La cifra se ha ido elevando, ya que en 2008 representaba 1.7% y en 2013 cerró en 3.1% como proporción del PIB, un dato récord.

El endeudamiento de los municipios responde la mayoría de las veces a que los recursos con los que cuentan no son suficientes si es que planean realizar una inversión importante.