CHILPANCINGO, Gro., 16 de abril de 2015.- El candidato del PRI a la gubernatura de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, aseguró que “hay que hacer todo lo que sea necesario para ganar las elecciones” en los ayuntamientos, incluso poner como candidatas a las esposas de los aspirantes para cumplir con el requisito de paridad de género.

En entrevista, el priísta dijo que la disposición de paridad de género emitida por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) provocó que todos los partidos políticos “reconstruyeran la ruta”.

Reconoció que para enmendar las candidaturas en torno al principio de paridad, el PRI “tomó varias rutas y determinaciones”.

Se le cuestionó sobre la denuncia de que las candidaturas a alcaldías se entregaron a las esposas y amantes de los aspirantes, para cumplir con el fallo del TEPJF.

“Es válido hacer todo lo que sea necesario hacer para que existan buenos gobiernos y se gane la elección. Habrá algunos casos pero no es una regla, puede ser uno o dos casos donde alguien que sea la esposa pueda realmente ganar la elección, por supuesto”, respondió Astudillo Flores.

El figueroísmo no ha muerto en el PRI

El abanderado del Revolucionario Institucional aseguró que el figueroísmo sigue vivo en el partido, a pesar de la salida del diputado local con licencia Rubén Figueroa Smutny, quien es hijo del ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer y nieto del también ex gobernador Rubén Figueroa Figueroa.

 

Astudillo Flores reconoció que “cualquier salida” afecta al partido, pero sostuvo que “respeta la decisión” de Smutny e incluso aseguró que han mantenido el contacto.

“Hablé con Rubén Figueroa hace unos días, hace una semana. El acuerdo fue respetarnos, respetarnos y respetarnos”, esto después de los ataques que Smutny realizó contra Héctor Astudillo, a quien calificó como “títere” del diputado Manuel Añorve Baños.

El candidato del PRI a la gubernatura aseguró que, a pesar de la deserción de Figueroa Smutny, el figueroísmo está representado en varias posiciones del partido y que hay muchos figueroístas en su campaña.

Sobre la posible salida o ratificación de Rogelio Ortega Martínez al frente del Ejecutivo estatal, dijo que el Congreso debe de actuar “con absoluto sentido de responsabilidad”, porque Guerrero enfrenta momentos difíciles y esta situación podría convertirse en “un conflicto más”.

Astudillo Flores se negó a fijar una postura a favor o en contra de la permanencia de Ortega Martínez, bajo el argumento de que este asunto compete únicamente al Legislativo local.

Aseguró que la fracción del PRI “está muy consciente” de que el voto debe emitirse con responsabilidad y de la importancia que tienen en el Congreso.

El abanderado tricolor sostuvo que “no va a marcarle una línea” a los diputados priístas para orientar el sentido del voto.

“Yo soy muy respetuoso y voy a dejar que el Congreso resuelva en base a tener en claro que Guerrero atraviesa por un momento muy complicado y que aquí todo se convierte en un conflicto. Ojalá que esto no se convierta en un conflicto”, expresó.