MÉXICO, DF, 3 de febrero de 2015.- El titular de la Procurador General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), Rodolfo Ríos Garza, aseguró que las primeras investigaciones sobre la explosión por fuga de gas en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa (suscitada el pasado jueves 29 de febrero y que provocó tanto la muerte de 3 personas como la lesión de 73), arrojaron que se originó por la acumulación de gas en la parte baja del inmueble por lo que originó la destrucción del mismo.

 

“Efectivamente se realizaron dictámenes en donde se señala que la fuga se da en el sistema de trasiego de la pipa y en la válvula de fuga, pegada al recipiente: la pipa sigue drenando gas y se espera para realizar las últimas prácticas y es entonces que sucede la fuga. El cómo sucede, derivado de la fuga de gas propano y metano que cargaba la pipa, origina que se quede abajo de la construcción y encuentre un punto de ignición que origina una explosión difusa y se va al interior del inmueble”, precisó el funcionario en conferencia de prensa y ante comunicadores de Quadratín México.
En ese sentido, Ríos Garza advirtió que no sólo empleados de Gas Express Nieto, sino también la empresa como persona moral, podría ser consignada a un Juez para obligarla al pago de los daños a las víctimas de la explosión en el hospital.

 

Según El Financiero, el titular de la PGJDF destacó que el conductor de la pipa, Carlos Chávez Hernández (quien es señalado como el presunto causante del siniestro) aún convalece en un hospital capitalino y no ha sido presentado ante la Juez de Control que determinará si lo sujeta o no a proceso penal. Mientras tanto, los otros dos tripulantes de la pipa, Julio César Martínez Ortega y Salvador Alatorre Mena, fueron puestos en libertad “ya que no se les encontró responsabilidad; incluso uno ni siquiera era empleado de Gas Express Nieto”.

 

Por su parte, el secretario de Salud del Distrito Federal, Armando Ahued, precisó que las víctimas de la explosión en Cuajimalpa, quienes reciben tratamiento en hospitales privados a causa de sus lesiones “no pagarán ni un peso, en ninguno de los casos. Esto ya es un acuerdo con los afectados, nadie va a pagar, nadie va a hacer que las víctimas paguen”.

 

Según recoge Milenio, el funcionario detalló que el Hospital Materno Infantil contaba con un seguro, por lo que será éste el que se haga cargo de los gastos en una primera instancia, hasta que se determine si la gasera fue la responsable del incidente.

 

Como se recordará, fue la mañana del pasado 29 de enero cuando una pipa que surtía gas al Hospital Materno Infantil en Cuajimalpa estalló, provocando no sólo una movilización histórica para rescatar a los sobrevivientes que quedaron atrapados bajo los escombros cuando el 40% del nosocomio se vino abajo, sino una estela de pánico social.

 

Leer más en Quadratín México, El Financiero y Milenio