CHILPANCINGO, Gro. 30 de diciembre de 2014.- SinEmbargo reporta que sobrevivientes y familiares de la masacre de Aguas Blancas pidieron al gobierno federal acate la recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), misma que urge a indemnizar a quienes fueron afectados hace “más de 20 años y no se ha cumplido”.

 

La tragedia se remonta al 28 de junio de 1995, cuando la policía de Guerrero atacó, en el vado de Aguas Blancas de Coyuca de Benítez, a un grupo de miembros de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS) que se dirigían a un mitin político por la liberación de Gilberto Romero Vázquez, desaparecido un mes anterior.

 

Un total de 17 campesinos que pedían agua potable, escuelas, hospitales y caminos, fueron asesinados y 21 resultaron heridos bajo el mando del dobernador era Rubén Figueroa Alcocer. El sustituto fue Ángel Aguirre Rivero, quien después fue electo y luego tuvo que irse por otra matanza: la de los estudiantes de Ayotzinapa.

 

En declaraciones a SinEmbargo, el chofer que conducía la camioneta que fue atacada a balazos por policías del estado el 28 de junio, Mauro Hernández Lozano, dijo que “nos han dado poco, pero el gobierno federal no nos ha dado nada, lo que nos ha dado es el gobierno del estado” y no han castigado a los culpables.

 

“Queremos que el gobierno federal acate la recomendación de la CIDH, ya que estamos esperando que atienda a los sobrevivientes, viudas y madres de las personas que fueron asesinadas, porque no es posible que a 20 años no cumplan”.

 

Explicó que la recomendación es por los daños ocasionados, indemnización, castigo a todos los culpables de la masacre, y es que todo está paralizado, nos ha apoyado el gobierno estatal pero es poco, el gobierno federal no ha dado nada a los sobrevivientes”.

Leer más en SinEmbargo