CIUDAD DE MÉXICO.- Este lunes 19 de enero, El Financiero publicó que el exalcalde del municipio guerrerense de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, ‘adquirido’ su candidatura para dirigir el ayuntamiento por medio de un pago de 2 millones de pesos a Jesús Zambrano, dirigente nacional del Partido de la Revolución Democrática en (PRD) durante el periodo electoral de 2012.

 

“Para ningún perredista en Iguala es un secreto cómo fue que José Luis Abarca se hizo de la candidatura por la presidencia municipal. ‘Le di dos millones de pesos a Jesús Zambrano (entonces presidente del partido). Salió miserable, el compa’”, abre el texto firmado por el periodista Alejamdro Sánchez, mismo que se titula “Abarca pagó 2 mdp por su candidatura” (disponible en este enlace) y donde se añade que el exalcalde igualteco “era boquiflojo”.

 

El texto de El Financiero, fechado al 18 de enero de 2015 en su versión digital y publicado en el impreso de este lunes, precisa que la compra-venta era un tema del que Abarca presumía “en diversos encuentros. Eso cuentan integrantes del PRD de amplia solvencia moral y trayectoria partidista, quienes pidieron no revelar sus nombres, pues sus vidas corren peligro en Iguala, donde aún opera el cártel Guerreros Unidos, al que pertenecían Abarca y su mujer”.

 

Asimismo, el texto asegura que, el lunes siguiente a las 43 desapariciones forzadas y seis ejecuciones perpetradas luego de ‘la noche de los borrados’ del pasado 26 de septiembre en Iguala, “Jesús Zambrano se reunió con Abarca en el DF. Dolores Padierna dijo que en esa reunión secreta se planeó la fuga del alcalde”.

 

En ese sentido, Jesús Zambrano calificó de infamia la nota y exigió derecho de réplica en contra de El Financiero, medio al que demandará judicialmente ya que “al cobarde que me acusa de recibir 2 millones de pesos por candidatura de Abarca, que lo pruebe. Yo no tuve nada que ver con la postulación de Abarca, las candidaturas las decidieron en su momento en el consejo estatal del PRD en Guerrero”, señaló Zambrano, quien advierte no existen fuentes en el documento de El Financiero.

 

 

Leer más en El Financiero