ACAPULCO, Gro., 24 de agosto de 2015.- El bajo consumo de fibra e ingesta diaria de agua puede ocasionar irritabilidad en el intestino que se deriva en estreñimiento y colitis, afectando principalmente a niños y jóvenes.

Esta enfermedad comienza por la mala alimentación y aumenta por el estrés por lo que es importante que desde casa se tengan buenos hábitos alimenticios, informó la jefa de los Servicios de Prestaciones Médicas del IMSS en Guerrero, María de Lourdes Carranza Bernal.

La cantidad de fibra ingerida por la población infantil y sobretodo adolescente, es inferior a la recomendada, por ello la mejor opción es el consumo diario de frutas y verduras que contenga fibra, debido a que su naturaleza genera una excelente digestión y previenen o combaten la colitis, explicó Carranza Bernal.