CHILPANCINGO, Gro., 29 de diciembre de 2013.- Para el sector privado de esta capital el año que está por concluir fue uno de los más adversos no sólo en cuanto a la actividad económica, sino sobre todo por la crisis de seguridad, que se ha convertido en la principal amenaza para los empresarios, reconoció el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Chilpancingo, Jaime Nava Romero.

Independientemente que la economía se mantuvo a la baja y con la contingencia de la tormenta Manuel se tradujo en un verdadero desastre para unos 200 comercios que tuvieron que cerrar o están al borde de la quiebra, el desafío real tuvo que ver con los secuestros, amenazas, extorsiones y cobros de piso por parte de grupos delincuenciales, señaló quien representa a la mayor agrupación de la iniciativa privada capitalina.

El dirigente empresarial recordó que los empresarios se acercaron al gobierno estatal por medio de la Coparmex en varias ocasiones, para exponer la situación apremiante que enfrentan, pero las respuestas fueron tardías y tibias, a tal grado que no han logrado recuperar la confianza de los inversionistas para continuar sus actividades y buscar la expansión de sus negocios.

Aunque no hubo una solución oficial contundente a esa problemática, reconoció que sin embargo que ya seis de sus agremiados gozan de medidas cautelares, debido a que reiteradamente han vivido graves situaciones de inseguridad y amenazas.

Sobre el planteamiento que hicieron sobre un programa de reactivación económica, señaló que hay alguna confianza en el sentido de que en 2014, con la gran inversión que se aplicará en la reconstrucción después de la devastación de la tormenta Manuel, se puedan registrar inversiones importantes y se pueda fomentar la liquidez.

Calculó que sin duda en este año se han desplomado las inversiones privadas por lo menos en 90 por ciento, porque nadie desea exponer su patrimonio ni exponer su integridad, en tanto los índices de seguridad y confianza no aumenten, por lo que hace a la Coparmex, agregó, la mayoría de sus agremiados reportaron verdaderos colapsos.

Dijo que la promoción de El Buen Fin, permitió un breve lapso de recuperación, pero reprochó que a pesar de que se dice mucho, poco se concreta de manera oficial para promover e impulsar la recuperación de la economía el resto del año.

No sólo se debe privilegiar a los destinos turísticos, comentó, porque los 1,200 empresarios formales registrados en Chilpancingo, también generan empleos y contribuyen para integrar el producto interno bruto del estado, por lo que añadió es de esperarse que en 2014 por fin de ejecuten acciones concretas de apoyo al empresariado local.