CHILPANCINGO, Gro., 4 de julio de 2014.- El diputado local perredista Antonio Gaspar Beltrán advirtió que la designación del nuevo titular de la Auditoría General del Estado (AGE) se puede desnaturalizar, si eventualmente se acepta la participación de funcionarios en activo del gobierno del estado en el proceso de selección que lleva a cabo el Congreso, pues no lo permite la ley y sería “una falta de respeto al Congreso y al pueblo de Guerrero”.

Señaló que resulta extraña la actitud de ambición e inmadurez que muestran esos funcionarios, ya que no sólo pretenden burlarse del poder Legislativo, sino faltar a las normas legales, pues su participación es específicamente acotada por la Ley de Fiscalización Superior y Rendición de Cuentas.

Gaspar Beltrán coincidió con el también diputado petista Jorge Salazar Marchán, en el sentido de que por lo menos nueve de los aspirantes registrados para ocupar la titularidad de la AGE ocupan cargos en la estructura gubernamental en diversos niveles, lo que llama la atención, pues además de la prohibición expresa en varios ordenamientos legales, la propia convocatoria es muy clara en ese sentido.

Dijo además que la sociedad espera una actuación pulcra del Congreso en el proceso de selección del nuevo auditor y así debe ser, porque tendrá a su cargo una institución que es responsable de fiscalizar los recursos públicos y no se debe llevar a cabo un proceso desaseado y que deje sospechas o genere suspicacias en la opinión pública.

Señaló además que hasta el momento los diputados desconocen los verdaderos motivos de la renuncia del anterior auditor, Arturo Latabán López, ya que más que renuncia dio la apariencia de que se trató de una huida, por lo que es necesario ahora darle plena certidumbre y transparencia a la selección del nuevo titular.