CHILPANCINGO, Gro., 17 de julio de 2014.- Los dos días de enfrentamientos entre grupos de la delincuencia organizada dejaron un saldo de al menos 10 personas desaparecidas en Chilapa de Álvarez, reveló uno de los líderes del movimiento ciudadano por la paz que inició en ese municipio indígena de la Montaña guerrerense.

En entrevista exclusiva Francisco Benítez Domínguez, padre de un joven desaparecido, informó que existe un registro de al menos 10 personas desaparecidas.

Relató: “Nunca se había dado un enfrentamiento tan cruel como ese día, levantaron inocentes, sospechosos, a quien quiera que se encontraba en la calle. Taxistas fueron asesinados en los retenes que pusieron los criminales y ellos mismos ya los enterraron”.

Comentó que el martes 8 de julio varios vecinos atestiguaron cómo una camioneta roja trasladaba a seis hombres amarrados, desnudos y con el rostro cubierto con playeras.

La camioneta fue vista en Xiloxuchican, un poblado de Chilapa que conecta con Tlanicuilulco, municipio de Quechultenango en el que domina el grupo delictivo Los Ardillos.

“Estamos hablando de seis levantados vistos por la misma ciudadanía, más los que no fueron vistos, de los que no se ha dicho nada.

Muchos tienen temor, les matan a sus familias y en lugar de denunciar se encierran en sus casas a llorar y no quieren que se sepa.

Nosotros no tenemos por qué escondernos porque no somos delincuentes, somos gente pacífica, si algo nos pasa el gobierno debe de saber”, expresó.

Francisco Benítez es padre de Francisco Tizoc Benítez Ramírez, un abogado de 29 años que fue secuestrado por un grupo delictivo el lunes 7 de julio, por encontrarse en la calle al momento en que se desataron las balaceras.

El padre indicó que tiene contacto con los familiares de todas las víctimas, tanto de los asesinados como de los secuestrados.

“Ahorita están sintiendo su dolor, yo les he llamado para que se acerquen y hagamos un solo frente, para que el gobierno nos de seguridad”, informó.

Benítez Domínguez lamentó que, hasta el momento, no hay ningún avance en las investigaciones para dar con el paradero de los desaparecidos.

Criticó que los días en que se desataron los enfrentamientos, los 200 policías preventivos con que cuenta el municipio no hayan hecho nada para frenar a 30 delincuentes. Por ello, sostuvo que la población está en estado de indefensión.

De acuerdo Benítez Domínguez, desde el ingreso a Chilapa del Ejército y las policías Federal, Estatal y Ministerial, en el municipio se vive una calma parcial.

Sin embargo, advirtió que los familiares de las víctimas saldrán nuevamente a las calles para manifestarse, en caso de que no se dé con el paradero de sus hijos y de los delincuentes que se los llevaron.