CHILPANCINGO, Gro., 22 de julio de 2015.- La delincuencia organizada tenía a su disposición cientos de taxis piratas en la capital, mismos eran protegidos por la Dirección de Transportes de la Secretaría General de Gobierno, que estaba al mando de Juan Larequi Radilla, alertó en diciembre del 2013, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Según lo publicado en Bajo Palabra, en su Informe Especial Sobre los Grupos de Autodefensa y la Seguridad en Estado de Guerrero, la comisión indicó que en base a testimonios de víctimas de los cárteles del narco indicaron que las autoridades estatales “protegen a la delincuencia organizada, y que ésta les cobra derecho de piso, y por temor no han presentado las denuncias correspondientes”.

Lee más, AQUÍ