ACAPULCO, Gro., 29 de julio de 2015.- El fiscal de Guerrero, Miguel Ángel Godínez Muños, acusó y responsabilizó a los médicos del Servicio Médico Forense (Semefo) de alterar datos de los cuerpos de los cuatro profesionistas desaparecidos en Acapulco, tres médicos y un abogado.

Asimismo, aseguró que investiga al cuerpo de seguridad que participó en el hallazgo de las víctimas, ya que tres de ellos se quedaron con un celular.

Añadió que la Procuraduría General de la República (PGR) aún no le ha enviado los resultados de las pruebas de ADN que se tomaron de los cuerpos en el Servicio Forense de Chilpancingo. Pese a ello recordó que de acuerdo a las pruebas que se tomaron por parte de la fiscalía, los cuerpos localizados si corresponden a los trabajadores de salud.

Citó ante al Secretario de Salud del gobierno del Estado, Edmundo Escobar Hebeica, para que informara sobre las irregularidades cometidas por el personal de Semefo durante su comparecencia ante los diputados del Congreso de Guerrero.

Les dijo a los legisladores que los médicos de Semefo alteraron la medida de los cuerpos, lo que generó una confusión entre los familiares, pusieron que median 1.89 metros, cuando las medidas correctas fueron 1.75 y 1.79.

Aseguró Miguel Ángel Muñoz que el titular de Salud no acudió a la fiscalía y solo compareció por escrito, por lo que no permitirá que jueguen con los sentimientos de los familiares.