CHILPANCINGO, Gro., 14 de agosto de 2014.- La diputada local Julieta Fernández Márquez señaló que desde el punto de vista institucional es absurdo que la titular de la Secretaría de la Mujer, Rosario Herrera Ascencio, esté promoviendo un protocolo para acompañar a mujeres que deseen interponer amparos para evitar ser indiciadas por interrumpir su embarazo, porque debe privilegiar la acción preventiva en ese tema y no su judicialización.

Sin embargo, la legisladora fue muy clara y dijo también que el proceder de la funcionaria no es ilegal, tal y como lo ha planteado al difundir esa determinación en forma pública.

Cuestionó sin embargo el proceder de la dependencia, que, recordó, no fue creada para proteger a mujeres que decidan llevar a cabo abortos, porque sus objetivos deben ir mucho más allá, en efecto tutelando sus derechos, pero también procurando su desarrollo humano, bienestar y el cultivo de valores.

Fernández Márquez dijo que a su juicio se deben impulsar acciones integrales que finalmente se repliquen en la prevención de situaciones que en efecto se dan entre las mujeres, que con frecuencia están en el dilema de interrumpir su embarazo o no, pero no se deben aplicar con un criterio simplista sino con un concepto de atención género mucho más amplio.