CHILPANCINGO, Gro., 14 de agosto de 2014.- Maestros jubilados de la organización Toda una Vida Educando denunciaron actos de corrupción por parte de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) cometidos en sus procesos de jubilación, los que agudiza la problemática social en las zonas indígenas del estado.

Según lo publicado en Vértice, la maestra bilingüe Paula Ruiz Basilio denunció que en febrero de 2013 decidió jubilarse, entre sus planes estaba el dejar su plaza de maestra de nivel primaria en manos de su hija Elvira Nazario Ruiz, pero en el proceso de jubilación fue víctima de actos de corrupción por parte de personal de la SEG.

De origen me’phaá, Ruíz Basilio detalló que integrantes de la sección XIV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) le pidieron que firmara hojas en blanco para que pudiera darle la plaza a su hija y se respetara su clave como maestra de primaria.

Ruiz Basilio, al igual que muchas otras indígenas, firmó hojas que no le permitieron que leyera, incluso unas más en blanco, y su problema no se resolvió.

Informó que finalmente su hija pudo entrar a la SEG, pero con clave menor a la que ella tenía, pese a ostentar el perfil académico necesario para ser maestra, pues es egresada de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN).

La maestra de una primaria ubicada en la comunidad indígena de Yoloxóchitl narró que pese a que su hija lleva más de diez meses laborando como administrativa en una primaria, aún no ha recibido ningún sueldo porque los integrantes del SNTE, junto con los trabajadores de la SEG, le piden 109 mil pesos para que se regularicen sus pagos.

Debido a que ha hecho una serie de denuncias en la cabecera municipal San Luis Acatlán ha recibido amenazas de que le quitarán la plaza a su hija, “yo no tengo dinero, no sé de dónde quieren que saque tanto si me la paso pidiendo prestado y en mi casa se almuerza y se come frijoles”, expresó la maestra bilingüe.

Dolores Vázquez Sotelo, dirigente en el estado de la organización Toda una Vida Educando, relató que hay casos en los que los maestros requieren devolver a la SEG 200 ó 300 mil pesos para que su pago sea regularizado.

Este pago se hace directamente a la SEG y es debido a que después de que inician el trámite de jubilación, la dependencia tarda cerca de un año para dejar de hacer el depósito de la quincena a los maestros, por lo que cuando termina el trámite ellos deben reembolsar ese recurso para que el Fovissste comience a depositar su pago.

Vázquez Sotelo denunció que son más de 4 mil los casos similares que existen actualmente en Guerrero y que los problemas se agudizan más en las zonas indígenas del estado, de manera puntual en Montaña y Costa Chica.

Mencionan que estos acuerdos los tomaron las autoridades educativas en conjunto con la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) y el SNTE, pero que no tomaron en cuanta la base trabajadora; en el caso de la Ceteg, “que siempre se ha dicho que son revolucionarios hoy actuaron como verdaderos traidores y vendieron las conquistas sindicales a las autoridades educativas”.

Ante esta situación aseguran que podrían movilizarse en los próximos días en contra de estos acuerdos, ya que tienen que aportar fuertes sumas de dinero para que los profesores que se van a jubilar puedan heredar sus plazas a sus hijos, pero además poder gozar de los beneficios de la jubilación o sistema de pensión.