ACAPULCO, Gro., 16 de enero de 2014.- Este miércoles por la mañana, arribó al puerto de Acapulco el crucero Amadea, proveniente de San Juan del Sur, Nicaragua, con 798 pasajeros a bordo. Estará en el muelle hasta cerca de las 8 de la noche de hoy, donde embarcarán 291 nuevos turistas y partirá con destino al puerto de Ixtapa-Zihuatanejo.

En la terminal marítima José Azueta, en tierra ya los esperaban 12 autobuses con capacidad de transportar a 45 pasajeros cada uno, listos para llevar a los turistas a un recorrido por varias zonas del puerto y después dirigirlos al aeropuerto internacional donde tomarían su vuelo de regreso al país de origen.

El guía de turistas Héctor Arturo Navarrete Castro afirmó que aunque “se alegran de la llegada de ese tipo de cruceros, la derrama económica que dejará no será abundante, debido a que el turista de origen alemán gasta muy poco, prefiere caminar que abordar un taxi, todo lo contrario con los canadienses y americanos que dejan una derrama económica bastante buena”.

Una muestra de que no hay derrama, dijo, es que desde la 7:00 horas está de guardia junto a otros compañeros en la terminal marítima y no ha hecho un solo viaje. Tampoco ha llevado a ninguno a los mercados de artesanías o de ropa, donde también ellos se ganan una pequeña comisión.

El problema de ese tipo de cruceros, es que se queda un día completo, la mayoría de los turistas no bajan el mismo día, sino hasta el siguiente y cuando lo hacen, es para irse al aeropuerto donde tomaran su vuelo de conexión que los llevará de regreso a su país de origen y esos visitantes no gastan ya un solo dólar en este destino de playa.

“Necesitamos que vengan los grandes cruceros, aquellos que traen miles de turistas canadienses y americanos que bajan y gastan dólares comprando cosas o visitando lugares de interés como museos y restaurantes”, dijo Navarrete Castro.