MÉXICO, DF, 31 de enero de 2016.- Un coche bomba estalló frente a una estación de autobús cerca de la mezquita de Sayeda Zeinab, al sudeste de Damasco, la capital de Siria, informó la agencia Sana.

Dos kamikazes se hicieron estallar cuando la gente se comenzó a congregar en el lugar de la explosión, dejando 110 heridos.

Un fotógrafo de la agencia de noticias AFP describió desde el lugar del ataque importantes daños, incluyendo un profundo cráter en el suelo provocado por las explosiones.

A decir del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), 58 personas murieron, incluyendo 20 civiles, algunos niños y 25 activistas chiitas extranjeros, aunque la ONG no precisó sus nacionalidades.

A través de un comunicado divulgado en las redes sociales, el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS) reivindicó de inmediato el atentado.

La nota completa en Quadratín México.