MÉXICO, DF, 17 de octubre de 2014.- El coordinador de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados, Ricardo Monreal Ávila, aseguró que el PRI guarda silencio ante los hechos ocurridos en el municipio de Iguala, Guerrero relacionados con la desaparición y asesinato de normalistas, porque sabe que el día en que renuncie el gobernador Ángel Aguirre, “el siguiente eslabón al que la ciudadanía exigirá la renuncia es al presidente Enrique Peña Nieto”.

El líder de la oposición de MC imputó que “mañosamente” el PRI mantiene una actitud menos crítica porque quiere contener todo el daño centrándolo en el gobierno del estado y en sus actores políticos locales, pues “el día en que salga Aguirre, en ese mismo día por la tarde la ciudadanía estará exigiendo la renuncia de Peña Nieto”.

En entrevista en la Sala de Prensa del Palacio Legislativo de San Lázaro, dijo a Quadratín México que en el estado de Guerrero fallaron los cuerpos de inteligencia, la prevención de la justicia y los órganos de procuración del país.

Hay un reparto de culpas y exculpación de los funcionaros de ‘yo no fui’, cuando es un asunto de carácter nacional”.

El legislador no se atrevió a asegurar una hipótesis que como acto de omisión o de complicidad el Gobierno estatal dejó escapar al presidente municipal José Luis Abarca, señalado como principal responsable de los hechos.

Tlatlaya e Iguala han puesto al banquillo de los acusados al Gobierno mexicano, no al estatal ni municipal, ante los organismos internacionales que están realizando procesos de acusación”, expresó.

Monreal Ávila externó su preocupación ante la emergencia nacional que impera en el país, pues a su parecer ve brotes de insurgencia civil en varios lugares.

Es la primera vez que me encuentro muy preocupado por la República al margen de mi posición política y opositora por los signos de la descomposición social en México”, concluyó.