ACAPULCO, Gro., 29 de diciembre de 2013.- En medio de aguas negras caminan los turistas sobre la costera en los accesos a las playas de Caleta y Caletilla de Acapulco, donde pese a las denuncias de los prestadores de servicios turísticos, las autoridades poco han hecho para solucionar este problema que se complicó con la pavimentación para el paso de lo que será el nuevo transporte del Acabús.

Algunos paseantes, optan por cargar a sus hijos para que no se ensucien los pies con el agua pestilente, que escurre diariamente en esta zona del Tradicional, que se encuentra en una detenida remodelación, donde se invierten recursos federales, estatales y privados.

Uno de los vacacionistas, Ricardo Sanvicente, de la ciudad de México, consideró lamentable que el gobierno municipal y el estatal, no tomen medidas para solucionar esta mala imagen de estos balnearios, que son los más concurridos por el turismo nacional en cada periodo de asueto.

Por su parte, Salvador García, del Distrito Federal, quien junto con su familia se dirigieron a la playa Tamarindos, hizo un llamado al gobierno para que evite que estos desechos puedan llegar a contaminar los balnearios.

Los problemas de escurrimientos de aguas negras en la zona del Acapulco Tradicional, se presentan desde hace más de un año, sin embargo luego de la pavimentación de las vialidades por donde pasara el nuevo transporte del Acabús, en el puerto se ha recrudecido los brotes, debido a que se colocó tubería nueva que ha colapsado viejas construcciones sanitarias en el área.