IGUALA, Gro. 16 de julio de 2014.- Por incumplimiento de las constructoras se han cancelado alrededor de cuatro contratos y por ello se han retrasado las obras en el estado.

Así lo dio a conocer el delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), Héctor Vicario Castrejón, quien justificó diciendo que de las cien empresas que están trabajando en la reconstrucción de Guerrero, diez son foráneas.

En contra parte la titular de la Secretearía de Desarrollo Social (Sedesol), Rosario Robles Berlanga, informó que el 50 por ciento son estatales y 50 por ciento nacionales.

El delegado federal de la SEDATU negó que existan obras de mala calidad en la reconstrucción de Guerrero y que no existe lentitud, si no que va por etapas la construcción.

Consideró que el trabajo es adecuado y correcto en la construcción de las más de diez mil viviendas, y que a diferencia de otros gobiernos, están entregando casas completas.

Argumentó que hay factores que no dependen del servidor público, al incumplimiento de las empresas, por lo cual han rescindido el contrato de cuatro empresas, dos estatales, y otras dos foráneas.