ARIZONA, Estados Unidos. 2 de febrero de 2015.- El senador del Partido Acción Nacional (PAN), Ernesto Cordero Arroyo, fue captado por una cadena televisiva en las gradas del estadio de la Universidad de Phoenix, Arizona, donde se llevaba a cabo la edición 49 del Super Bowl este domingo… sin embargo, el también excandidato presidencial debía haber estado presente en el Congreso de la Unión, ello pues este mismo fin de semana dio inicio el segundo periodo ordinario de sesiones.

 

En ese sentido, Cordero Arroyo confirmó que, efectivamente, había asistido al Super Bowl, y en cuanto a la sesión de apertura del Congreso, “a la cual claramente no asistí, pedí que se me descontara el día, es una sesión que dura diez minutos y donde desde el orden del día es claro que no se va a discutir nada”. Pueden preguntar por transparencia si mi boleto salió del Senado, si pagué algo con recursos públicos, que claramente no es así y el tema de que los servidores públicos no podamos hacer una vida como la hacen todos los mexicanos también me parece ya un exceso”

 

En ese sentido, la Agencia Sopitas recoge el boleto más barato para ver el juego de los New England Patriots ante los Seattle Seahawks era de 8 mil 70 dólares (aproximadamente 120 mil pesos mexicanos), “casi 20 veces más de la cantidad con la que Cordero, cuando era secretario de Hacienda, afirmaba que podía vivir un mexicano e incluso comprar auto, casa y asistir a escuelas privadas”.

 

Cordero asistió al evento deportivo en compañía de Juan Ignacio Zavala (hermano de Margarita Zavala, esposa del expresidente Felipe Calderón), ello aún cuando el periodo de sesiones legislativas contempla en estos momentos el análisis de las reformas constitucionales para acotar las deudas de los estados, la creación del Sistema Nacional Anticorrupción y el paquete de iniciativas presidenciales en materia de seguridad y justicia.

 

Cabe señalar que el inicio del Segundo Periodo de Sesiones Ordinarias del Tercer Año de Ejercicio de la LXII Legislatura se dio con la ausencia de 251 de los 628 legisladores. En la Cámara Baja faltaron 205 de los 500 diputados, solo 295 pasaron lista, mientras que en el Senado solo asistieron 82 de los 128 senadores, faltando 46 miembros.