IRAPUATO, Gto., 9 de octubre de 2014.- Durante la ceremonia de inauguración del Hospital Materno Infantil en Irapuato, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, aseguró que la desaparición y probable asesinato de los estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa es un hecho que no puede quedar impune.

Peña Nieto dijo que se trata de un tema que ha causado indignación y consternación y que no sólo entre los mexicanos se ha expresado el repudio. “Es un acto de barbarie, un hecho inhumano que no puede distinguir a México”.

Añadió que ya se reunió con el gabinete de Seguridad Pública del gobierno de la República para que se aceleren los trabajos, se vaya a profundidad en la investigación y se de con los responsables a fin de “que no quede el menor resquicio de impunidad y tope donde tope dar con los responsables” quienes por negligencia pudieron haber permitido o solapado lo que ocurrió en Iguala. El hecho de que se hayan encontrado cuerpos en fosas “deja ver el nivel de barbarie y carácter inhumano de este hecho”.

El primer mandatario concluyó que el hecho no puede quedar impune y reiteró que su compromiso es trabajar a cabalidad en coordinación con gobiernos estatales y municipales, asumiendo cada uno su responsabilidad, así como trabajar por la justicia y el respeto a los derechos humanos.