CHILPANCINGO, Gro., 29 de enero del 2015.- Un centenar de defraudados por las financieras COOFIA y Productos Amor, protestaron y posteriormente cerraron las puertas del Palacio de Gobierno en Chilpancingo para demandar la presencia del gobernador para atenderlos.

Los defraudados provenientes de las regiones de la Montaña y Costa Chica, llegaron desde las once de la mañana a al Palacio y luego de gritar consignas en la entrada principal, optaron por cerrar las puerta.

La misma acción la repitieron en las salidas alternas del Palacio por lo que decenas de trabajadores quedaron al interior del inmueble.

“Venimos presentando nuestra demanda desde hace algunos años y no nos han atendido, en 2014 se aprobaron cien millones de pesos para resarcir el daño para las miles de familias afectadas pero no se ha dado ni un peso”, señaló Ismael Alonso Sánchez, representante de los defraudados.

Cabe señalar que los defraudados de la región de la Montaña, han venido señalando que a pesar de que se les ha comenzado a realizar algunos pagos, el senador Armando Ríos Piter les cobra una comisión del 20 por ciento por familia del monto que está destinado para resarcir el daño.

Al mediodía, se tenía programada una reunión aunque los manifestantes, señalaban que solo la aceptarían si estaba e gobernador del estado Rogelio Ortega Martínez.

Luego de 20 minutos del cierre total de las puertas del Palacio, hicieron acto de presencia un contingente de cien policías estatales antimotines quienes por la fuerza, abrieron una de las entradas para darles salida a los trabajadores y visitantes que se encontraban al interior del inmueble.

Dicha respuesta por parte de las autoridades, molestó de sobremanera a quienes realizaban la protesta al grado de acusar de “represor” al mandatario guerrerense quien a su llegada al poder, anunció un gobierno de “puertas abiertas”.

“Éste es el gobierno de puertas abiertas del gobernador”, cuestionó el representante de los defraudados.

 A pesar del disgusto, una comisión entró al Palacio para sostener una reunión con la cual tratarían de disuadir la movilización aunque anunciaron que de no haber respuestas satisfactorias, en las próximas horas, iniciarán un plantón de manera indefinida.