CHILPANCINGO, Gro., 1 de abril de 2014.- El alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos, obtuvo calificación reprobatoria en su primer año de gobierno, según revela una encuesta realizada por Ciudadanos Solidarios para el Desarrollo A. C. (CISDAC).

En rueda de prensa, los integrantes de CISDAC presentaron los resultados de la tercer encuesta de evaluación al gobierno municipal de Chilpancingo.

El presidente de la asociación civil, Oliver Larumbe Trujillo, explicó que se aplicaron 600 encuestas cara a cara, en lugares concurridos y viviendas de 122 colonias y barrios de la capital, así como en cuatro comunidades del municipio: Ocotito, Petaquillas, Mazatlán y Palo Blanco.

Las encuestas se desarrollaron del 1 al 20 de febrero, a mujeres y hombres con credencial de elector del municipio, que ejercieron su voto en julio de 2012.

La encuesta tiene por objetivo disponer de información del primer año de ejercicio de la actual administración municipal, derivada de las percepciones, actitudes y preferencias de los ciudadanos.

Los resultados fueron los siguientes: el 51 por ciento de los encuestados reprobó al presidente municipal en su primer año de gobierno y solamente dos de cada 10 lo calificaron como bueno y excelente; el 31 por ciento lo califican como regular.

Ocho de cada 10 ciudadanos reprobaron la seguridad pública que presta el ayuntamiento, al considerarlo como malo y pésimo.

El 70 por ciento de los encuestados opinan que el servicio de agua potable es deficiente y pésimo.

En cuanto a las vialidades del municipio, el 52 por ciento de los ciudadanos las reprobó, mientras que el 50 por ciento opina que el servicio de alumbrado püblico es deficiente y pésimo.

El 55’por ciento de los ciudadanos entrevistados opinó que el alcalde no toma en cuenta las denuncias y propuestas de los gobernados.

En este primer año de gobierno de Mario Moreno Arcos, solamente 13 de cada 100 encuestados perciben que hay una mejoría en la administración municipal, en comparación con la anterior.

El 55 por ciento de los encuestados no percibió ningún cambio, mientras que tres de cada 10 ciudadanos opinó que la situación ha empeorado.