ACAPULCO, Gro., 30 de abril de 2014.- Muchos de los más de mil 600 policías, llegaron temprano, pero no al pase de lista acostumbrado para iniciar su jornada de trabajo para brindar seguridad y vialidad en el puerto.

Un importante número de ellos, algunos con uniforme, otros con el pantalón azul de la corporación y camisa o playera de civil, se formaron en la fila del cajero de la Secretaria de Seguridad Pública.

Con su tarjeta en mano, pasaron uno a uno. Hicieron el retiro de lo que no devengaron, entre risas y comentarios alusivos a su protesta, a la que no se le ve fin.

Otros optaron por acudir a sucursales bancarias, para pasar desapercibidos, pero sin excepción, recibieron sus emolumentos a pesar de que desde el pasado 18 de abril se encuentran en paro de labores.

Los policías preventivos, viales y turísticos llegaron como se ha hecho costumbre desde hace 13 días a la explanada de la secretaria. Ahí hicieron la “coperacha” y cocinaron sus alimentos.

Cerca del mediodía, algunos de los uniformados no alcanzaron a cobrar en el cajero debido a que se quedó sin efectivo, por lo que se vieron obligados a acudir a centros comerciales.

El paro amaga con prolongarse más. Las negociaciones se encuentran estancadas, reconoció ayer el alcalde Luis Walton Aburto. Los policías que demandan seguro de vida, aumento salarial y la destitución de su jefe inmediato Alfredo Álvarez Valenzuela, aún no se convencen de los ofrecimientos del 4 por ciento salarial que solo puede otorgarles la administración municipal.