ACAPULCO, Gro., 20 de septiembre de 2015.- El gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez, enfatizo que cuando se llegue a la verdad, vendrá la justicia y a su vez, se estará contribuyendo para que la herida  que causó la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa comience a cauterizar.

Al acudir a la inauguración de un puente en la comunidad de la Parota, municipio de Zirándaro, el mandatario estatal explicó que hace unos días detuvieron en Taxco a El Gil uno de los delincuentes principales del grupo Guerreros Unidos, responsables de la tragedia de Iguala, donde dijo que una investigación no se termina, hasta que se indaga y da con la verdad.

Ortega Martínez agradeció a su esposa Rosa Icela Ojeda Rivera debido a que “a ella le ha tocado  acompañar en el dolor y sufrimiento a las familias de quienes perdieron la vida ahí en Iguala el 26 y 27 de septiembre de 2014”,  y en su caso visitar cada semana al estudiante Aldo Gutiérrez quien se encuentra debatiéndose entre la vida y la muerte en un hospital de la ciudad de México.