MÉXICO, DF, 1 de febrero de 2015.- Los residentes del caserío de Santa Úrsula comenzaron a preocuparse cuando empezó la tala de árboles. A las pocas semanas, la vegetación a lo largo de casi dos kilómetros (más de una milla) había desaparecido para abrir camino a maquinaria pesada de dragado.

 

Era 2010 y recién comenzaba el trabajo en un ambicioso proyecto a tres años, de 30 millones de dólares, que contemplaba la construcción de una planta hidroeléctrica de 15 megavatios adyacente a la represa del Cerro de Oro, con apoyo de una agencia gubernamental estadounidense.

 

Lee más aquí: http://www.quadratin.com.mx/sucesos/Comunidad-en-Oaxaca-impide-construccion-de-una-planta-hidroelectrica/