CHILPANCINGO, Gro., 07 de julio de 2014.- Los ocho policías ciudadanos de la UPOEG que fueron torturados por los ministeriales durante su detención, acudirán a la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (Coddehum) a ratificar su denuncia.

En entrevista, el dirigente de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), Bruno Plácido Valerio indicó que ocho elementos de la Policía Ciudadana fueron víctimas de tortura por parte de la Policía Ministerial.

Los comunitarios fueron detenidos el viernes 13 de junio, bajo el supuesto delito de secuestro agravado y salieron en libertad seis días después, el 19 de junio.

Durante su detención, dijo, se violaron sus derechos humanos y padecieron torturas física y psicológica.

Plácido Valerio recordó que los comunitarios fueron acusados de secuestro, tras retener durante varios días a Romana Campos Vega.

Varios pobladores y comerciantes acusaron a la mujer ante las autoridades comunitarias, por cobrar “cuota” y extorsionar en los negocios.

Romana resultó ser la hermana de José Antonio Campos Vega, alias “El Chaparro; Hermenegildo Campos Vega, alias “El Melo” y Nicolás Campos Vega, alias “El Nico”, líderes de Los Rojos, un grupo delictivo dedicado al narcotráfico, secuestro, ejecuciones, extorsión y cobro de cuota en los negocios locales.

Tras su liberación, Romana acusó a los comunitarios de secuestro agravado y en una acción inaudita, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y sus elementos de la Policía Ministerial detuvieron a los captores de la hermana de Los Rojos en menos de dos horas.

De acuerdo a Plácido Valerio, los ocho policías ciudadanos detenidos sufrieron de vejaciones y diferentes torturas.

Al momento de su liberación, el comandante de la Policía Ciudadana, Maximino Moreno Acuña presentó desviación del tabique nasal, dos costillas fracturadas, agua en los pulmones y múltiples contusiones en el cuerpo, lo cual fue constatado por varios medios de comunicación.

Sin embargo, no hubo ningún médico legista que constatara su estado médico.

Plácido Valerio indicó que, si bien los ocho comunitarios fueron torturados, Maximino Moreno fue “el más golpeado”.

Por ello, las víctimas acudirán ante la Coddehum para ratificar su denuncia por la tortura que sufrieron a manos de los ministeriales.

El líder de las autodefensas en Guerrero también criticó que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) haya asignado medidas cautelares a Romana Campos Vega y su hermana María, hermanas de los principales criminales que operan en Chilpancingo, responsables de ejecuciones, robos, secuestros y extorsiones.

Sostuvo que los policías deben de ser para proteger a la ciudadanía, no a la delincuencia organizada.