FLORIDA, EU. 13 de marzo de 2015.- ‘Tony Stark’, el multimillonario genio de la ingeniería y superhéroe, ha cumplido el sueño de Alex, un niño estadounidense de 7 años, que además de ser un fiel seguidor del personaje de Marvel, necesitaba una mano “biónica”… y este viernes, las fuerzas del bien han apostado todos sus esfuerzos por pintar la mejor sonrisa en el rostro del curioso pequeño.
Según reseña Variety, el actor neoyorquino Robert Downey Jr. se entrevistó con Alex con el afán de entregarle una prótesis mecánica completamente funcional para su brazo derecho, mismo que se encontraría atrofiado por un mal congénito y que “Iron Man (un hombre que utiliza un traje militar de alta tecnología para convertirse en un súper héroe) puede reparar”.
Toda la hazaña altruista fue dada a conocer por medio de un video, donde se aprecia como Downey Jr. entrega un par de maletas metálicas con los logotipos de Stark Industries al menor, no sin antes sacarle la mayor de las sorpresas.
-¿Sabes quién es él?
-Sí, es Iron Man -responde Alex a las cámaras, ante el beneplácito de Downey Jr.
El brazo biónico que recibió Alex fue creado por el estudiante de ingeniería Albert Manero, un reconocido industrial de Florida que construye y dona extremidades biónicas creadas en impresoras 3D a niños de todo el mundo. Manero trabajó con la familia de Alex para perfeccionar el brazo digital, que ahora el niño mueve flexionando el bíceps.
Cada prótesis que construye Manero lleva una media de 50 horas de impresión y cerca de 12 horas de ensamblaje, explica el ingeniero. Su compañía, Limbitless Solutions, tiene como objetivo colocar impresoras 3D en todo el mundo para que los niños que viven en países con bajo desarrollo médico se puedan beneficiar con estos diseños.
Esta obra de caridad se produce en el marco de la presentación de la película Los Vengadores: La Era de Ultrón (a estrenarse el próximo 1 de mayo), de forma que Downey j.r no es el primer superhéroe que hace realidad el sueño de un niño: el pasado 7 de marzo, Chris Evans visitó un hospital infantil en Seattle vestido de Capitán América, donde se ocupó de recordarle a los infantes que “ellos son los verdaderos superhérores”.

 

Leer más en Variety, 3D-Print, Limitless Solutions y The Daily Mail