MÉXICO, DF., 29 de diciembre de 2015.-  Este 31 de diciembre concluirá el llamado apagón analógico, que de acuerdo con las proyecciones de la Secretaría de Desarrollo Social, encargada de la entrega de televisores, se habrán distribuido un total de 9.4 millones de pantallas de los 14 millones en el país que dependían de una señal analógica, por lo que se destinó alrededor de 27 mil millones de pesos, a la entrega de televisores.

 Aunque se prevé que los aparatos de transmisión lleguen a la población de menos recursos, en México existen 9.5 millones de personas en situación de pobreza extrema, de acuerdo con estimaciones de la pobreza en México 2014 y al menos 20.6 millones de mexicanos con ingresos menores al bienestar mínimo, por lo que una de las críticas más severas al apagón es que gran parte de la población vulnerable se quedaría sin acceso a la televisión.

 Esta medida responde a la recomendación de la Unión Internacional de Telecomunicaciones en el Acuerdo de Ginebra de 2006 que plantea la redistribución del espectro radioeléctrico para agrupar canales digitales y liberar espacio de las viejas frecuencias que mantenían saturado el espacio.

 

La nota en Quadratín México.