SAN SALVADOR ATENCO, Edomex., 6 de octubre de 2014.- Advierten integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) que el próximo 8 de octubre realizarán cierres intermitentes en la carretera Texcoco-Lechería en protesta y solidaridad por la desaparición y presunto asesinato de los normalistas de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero.

Con consignas como: “Ellos no son terroristas, ellos no son delincuentes, ellos no son asesinos, son estudiantes conscientes luchando por una educación popular”, integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra lanzaron un comunicado condenando la agresión a estudiantes de la Normal de Ayotzinapa.

“El Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra condena enérgicamente los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero, sabiendo que la masacre perpetrada a los normalistas de Ayotzinapa no es un hecho aislado, ni exclusivo.

En el 2006 nuestras comunidades sufrieron un clima de terror por defender nuestras tierras; se buscaba atemorizar a nuestras familias para que dejaran de defender su futuro, nos queda claro que el mensaje de terror no era sólo para nosotros”, señalaron los atencos, quienes dijeron que pese a ello después de 13 años siguen en pie de lucha.

“Hoy sabemos y tenemos conciencia de lo que les están haciendo pasar a nuestros hermanos de Guerrero, sabemos que desde la llegada a la presidencia de Enrique Peña Nieto se está generando un clima de terror en los movimientos sociales.

Nosotros lo vivimos el 3 y 4 de mayo de 2006 durante su gestión como gobernador y tenemos la certeza de que desde la silla presidencial quiere acabar con los luchadores sociales que accionan protestas ante la cerrazón, la indiferencia y la rapiña que están orquestando en toda nuestra patria.

Nos queda claro el clima de corrupción que fomentan en sus instituciones y que sirve para perpetrar desalojos, robos de tierras y tráfico de personas, así como sucede con nuestros compañeros migrantes”, señalaron.

En su comunicado los integrantes del FPDT enumeraron los nombres de dirigentes que han sido reprimidos, señalando que “desde su llegada al poder se han incrementado los presos políticos y de conciencia: Nestora Salgado (CRAC-PC), Enedina Rosas Juan y Carlos Flores Solís (Puebla), Abraham Cordero (Arco Norte), Marco Antonio Suastegui (La Parota), Mario Luna, Tomas Rojo y Fernando Jiménez (Yaquis), Mario González (2 de octubre 2013), Juan Antonio Gómez Silvano, Marco Aguilar, Silvano Roberto Gómez (Bachajón, Chiapas).

Los presos del 1 de diciembre y el asesinato impune de Kuy Kendall, la desaparición forzada de Teodulfo Torres, el asesinato del compañero zapatista Galeano y del niño José Luis Alberto Tehuatlie Tamayo de Chalchihuapan, Puebla entre muchos más”, precisan.

Nos falta el aliento para nombrar a todas y todos los asesinados, presos, así como las desapariciones forzadas; ahora mismo vemos con indignación la omisión de todos los niveles de gobierno para atender a nuestras compañeras madres de desaparecidas en Ciudad Juárez, quienes llevan más de 10 días en huelga de hambre afuera de Los Pinos”.

Acusaron que gobernadores como Padrés en Sonora, Moreno Valle en Puebla y Aguirre en Guerrero, son algunos ejemplos claros de que la política está marcada por la represión a cualquiera que se levante a exigir algún derecho.

Aunque en la memoria se mantiene el asesinato de 11 campesinos el 7 de junio de 1998, en la comunidad de El Charco, municipio de Tecoanapa, cuando Ángel Aguirre era mandatario estatal interino -sustituyendo a Rubén Figueroa Alcocer, por cierto, responsable de la matanza de Aguas Blancas- para nosotros, no sólo debe renunciar Aguirre, sino que se le debe de enjuiciar a él y a Enrique Peña Nieto por el crimen de Estado que están cometiendo contra nuestros compañeros y contra nuestra patria.

Señalamos como responsable directamente al gobierno de Enrique Peña Nieto y no dejaremos a nuestros hermanos solos, como ellos no nos dejaron en los años en que necesitamos de sus manos por la represión que vivimos”.

Pese a que se ha señalado que su movimiento está disminuido afirmaron que “esta política de terror que está imponiendo Peña Nieto no va a detener la lucha de todos nuestros compatriotas, en Atenco no nos ha detenido, ni nos detendrán. Hoy día seguimos defendiendo nuestra tierra de los intereses mezquinos que desde el 2001 mostraron”.

El comunicado agrega: “Nuestra resistencia no es por dinero, ni por que nos aumente el precio para la construcción del Aeropuerto, nuestra resistencia es porque respeten nuestro territorio, nuestra forma de vida, nuestra historia, nuestra dignidad y nuestra vida misma. Vamos a dar hasta el último aliento por el futuro de nuestros nietos y no pararemos hasta encontrar la justicia para nuestros pueblos y para todos los pueblos de nuestra patria.

“Por lo dicho, hacemos nuestro el dolor y la rabia de nuestros hermanos y hermanas de Guerrero. Los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos y asesinados, son nuestros hijos y es por ello que nos sumamos al llamado de sus familiares.

Este 8 de octubre, las comunidades de Atenco y Texcoco mostraremos al gobierno nuestra solidaridad; cerrando de manera intermitente la carretera Texcoco-Lechería para informar a la población de la situación que están viviendo nuestros hermanos. Luego a las 12:00 del día estaremos en la Facultad de Economía, Auditorio Ho Chi Min, exponiendo la situación actual de nuestros pueblos y buscando la solidaridad que nuestros hermanos necesiten”.

Todas las acciones propuestas por los familiares de los caídos y los desaparecidos las hacemos nuestras, esperando que otros hermanos y hermanas se sumen a la exigencia de castigo a los asesinos de nuestros hermanos de Ayotzinapa y la presentación con vida de los desaparecidos, de nuestros hijos.