ACAPULCO, Gro., 2 de diciembre 2015.- El gobernador Héctor Astudillo Flores confió en que la evaluación de maestros se llevará a cabo de la mejor manera, por los dispositivos de seguridad que se están realizando y precisó que los gastos de hospedaje en hoteles de la zona Diamante serán cubiertos por el gobierno federal.

Justificó que el hospedaje de los maestros en el hotel Princess Mundo Imperial y en el Resort Mundo Imperial, es para su comodidad y descanso; y así poder realizar las actividades que iniciarán a las 8:00 horas.

“Esta actividad de hospedar a los maestros se me hace de lo más sensato y la educación cuesta; y la educación lo que cueste no se debe ver como un gasto sino como una inversión”, manifestó el mandatario estatal.

Héctor Astudillo estuvo presente durante la sesión extraordinaria del Consejo Universitario de la Uagro y ahí garantizó todas las condiciones de seguridad para los maestros durante la aplicación de los exámenes de evaluación docente.

“De los que se trata es que las personas,  maestras y maestros que vienen de todas las regiones del estado, que son más de 3 mil como se espera, tengan todas las condiciones de seguridad y no caigan en la idea, en la ruta o en el temor de que por una amenaza no lleguen a la evaluación. No se trata tampoco de poner a pelear a nadie contra nadie”, argumentó.

Respecto a las manifestaciones que se esperan mañana jueves y las que ya se están desarrollando en Chilpancingo por parte de docentes pertenecientes a la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), manifestó que están en todo su derecho de manifestarse y afirmó que cuidarán tanto a los maestros que están a favor como los que están en contra de la aplicación de la evaluación que pide la Reforma Educativa.

“Con el derecho a manifestarse y de lo demás no habrá ningún problema. Nadie viene a pelear, hay que cuidar a los que si quieren ir a la evaluación y hay que cuidar también a los que están protestando para que no suceda absolutamente nada que no se quiera”, expresó.

Al puerto de Acapulco, llegaron 6 mil policías federales para realizar dispositivos de seguridad en calles y avenidas cercanas a la sede donde la aplicación de los exámenes.