MÉXICO, DF, 4 de noviembre de 2014.- En un interrogatorio ante infantes de la Armada, dos presuntos integrantes de Guerreros Unidos confesaron que Ángel Casarrubias Salgado, alias El Mochomo, uno de los líderes de esa organización criminal, ordenó asesinar a los 43 normalistas de Ayotzinapa.

De acuerdo con una nota informativa publicada en el diario Reforma, un informe de la Procuraduría General de la República (PGR), incluido en la causa penal 100/2014, Osvaldo Ríos Sánchez, alias El Gordo, y su hermano Miguel Ángel, El Pozol, declararon que los estudiantes fueron enterrados en una fosa en Pueblo Viejo, entre Iguala y Cocula.

El diario capitalino indica que los presuntos criminales dijeron estar arrepentidos de la muerte de los estudiantes y que ellos, junto con el cártel, habían asesinado a los estudiantes, además de la participación en los hechos de lo que denominaron ‘policías bélicos’ y los Guerreros Unidos.

Se detalla también en la causa penal 100/2014 que el ex alcalde José Luis Abarca ordenó detener a los estudiantes y que, una vez en manos de Guerreros Unidos, “El Mochomo” decidió que los mataran.

“Los ‘policías bélicos’ se refieren a los policías municipales de Iguala e incluso sabe dónde los mataron y dónde los enterraron a los estudiantes y que esto fue en inmediaciones de Pueblo Viejo, Guerrero y que el que dio la orden que mataran a todas estas personas fue Ángel Casarrubias Salgado, alias el Mochomo”, se establece.

Los hermanos Ríos Sánchez fueron capturados el pasado 8 de octubre en Cuernavaca, Morelos.

Para entonces, ya habían transcurrido cuatro días del hallazgo de las fosas con 28 cadáveres en Pueblo Viejo.

El diario indica que en el testimonio que rindió ante la PGR, El Gordo señaló que la instrucción de entregar a los estudiantes a los Guerreros Unidos se dio porque entre aquellos había miembros del cártel rival de Los Rojos, mientras que su hermano, El Pozol, dijo algo similar en el sentido de la presunta infiltración de delincuentes.