ACAPULCO, Gro., 23 de marzo de 2016.- El gobierno de Guerrero sugirió en un comunicado de prensa que el asesinato del gerente de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA) pudo obedecer a conflictos entre grupos criminales y no por un móvil político como señaló el PRD.

“Los conflictos entre bandas delincuenciales arrojan resultados indeseables, de los cuales son corresponsables diversas instituciones”, dice el texto oficial emitido por la Secretaría General de Gobierno a cargo de Florencio Salazar Adame, en referencia a que la seguridad también le corresponde al municipio.

Lo anterior, luego de expresar que “el Gobierno del Estado de Guerrero lamenta el atentado en el que perdiera la vida el día de ayer Arquímedes Guzmán Cisneros, gerente de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Acapulco (CAPAMA), y de todas aquellas personas que han perecido en este tipo de actos deleznables”.

En respuesta a la postura del PRD cuyo dirigente estatal Celestino Cesáreo Guzmán pidió que se investigue el móvil político en el asesinato de Arquímides Guzmán Cisneros, el gobierno estatal considera que  “es desafortunada al pretender que los hechos ocurridos contra servidores públicos de la CAPAMA puedan obedecer a un móvil político”.

Reitera que “ante los acontecimientos que en los últimos días vive nuestro estado y especialmente Acapulco, provocados por la violencia de los delincuentes, lo único que nos sacará adelante es el trabajo y la coordinación, nunca la confrontación estéril”.

Argumenta que por la presencia del Ejército Mexicano, a la Marina Armada de México, a la Policía Federal Preventiva, a la Gendarmería y a la Policía del Estado hay  “una mayor protección de la sociedad” y que la implementación de los operativos de seguridad “han permitido reactivar el turismo, que es la mejor muestra de sus buenos resultados; si bien no se ignora la imperiosa necesidad de reducir los actos violentos”.