MÉXICO, DF, 4 de noviembre de 2014.- El operativo para la aprehensión del ex edil de Iguala, José Luis Abarca, fue observada por una vecina frente a la casa donde se dieron los hechos.

“Lo que yo te puedo decir es que me di cuenta por los golpes que daban a la puerta, que eran policías vestidos de civil los que ingresaron a la casa, algunos tenían guante azul en la mano derecha, las patrullas las dejaron un poco más adelante de la calle.

“Todo esto pasó como a las 3:30 de la madrugada y todo habrá terminado como a las 5:00 de la mañana, cuando se fueron y de ahí ya no pasó más”, comentó una residente de la calle Jalisco, colonia Aztahuacán, delegación Iztapalapa, donde ocurrió la detención del político.

La casa donde se escondía Abarca junto con su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, tiene una fachada gris, con ventanas pintadas para evitar que la gente se asome a su interior, cuenta con un primer piso y un patio donde se encuentra un corral para evitar que los perros que ahí viven se escapen.

El domicilio se encuentra a una cuadra de la Vocacional 7 y casi a un lado de una casa ostentosa que, según los vecinos, son los dueños del inmueble donde fue detenido el perredista.

“Solamente una chica como de 25 años era la que habíamos visto que salía temprano para pasear a su perro, vivía en la parte de arriba, pero ya tiene tiempo que no la vemos.

“La verdad es que no teníamos idea de que estuviera ese señor (Abarca) y su esposa, solamente nos dimos cuenta de que algunos policías venían de civil y con los mazos le pegaban a la puerta, nos espantaron”, comentó.