ACAPULCO, GRO., 26 de noviembre de 2013.- De acuerdo con Milenio, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informó que solicitó y obtuvo del Juez de primera instancia del ramo penal del Distrito Judicial de Tabares el auto de formal prisión en contra de los homicidas de la menor de edad originaria de Coyuca de Benítez, por considerarse el feminicidio como delito grave.

Derivado de las pruebas ministeriales aportadas por el Ministerio Público y acreditada la responsabilidad, la autoridad judicial decretó la formal prisión en contra Julio César Arroyo Martínez, padre de la menor encontrada privada de la vida en la comunidad de Xaltianguis, en Acapulco, el pasado 18 de noviembre, y su compañero Andrés Osvaldo Ríos Romero.

La PGJE inició las investigaciones ministeriales y declaró al padre de la menor asesinada, quien incurrió en declaraciones contradictorias y terminó por confesar la autoría del homicidio de su hija, en complicidad con un amigo, el cual también está confeso del hecho delictivo.

La fiscalía solicitará a través del Ministerio Público adscrito al Juzgado de lo penal la pena máxima que sería de 50 años de prisión en contra de los dos detenidos, por el delito de feminicidio, que es considerado agravado y sin derecho al beneficio de la libertad bajo caución.